Konayuki Otaku - Powder Freak

03 January 15
Texto y fotos: Gabriel Mojón y Laura Donet

Konayuki Otaku - Powder Freak Snowplanet Snowboard

Nuestra pequeña aventura Nipona empezó, como la mayoría de aventuras en nuestra era, delante del ordenador…previsiones meteorológicas de aquí y de allí, dudas, buscadores de vuelos, websites de alquiler de vehículos, páginas con información en Cristiano del inmenso mundo de la nieve de Japón, etc.

Así que después de auto convencernos que este era el año, que ahora si tocaba ya ir a la tierra del sol naciente a hincharnos a pillar polvo, nos compramos los billetes y contactamos con el bueno de Andre de Japan Campers y reservamos la que fue nuestra furgo y gran compañera de aventuras! Un 23 de Enero nos plantamos en el aeropuerto y voilá! en unas horas ya estábamos babeando sobre volando los ansiados Alpes Japoneses blancos, blanquísimos!!

Andre, Polaco afincado en Japón desde hace mas de 30 años, nos recogió en el aeropuerto con el que sería nuestro hogar sobre ruedas para los próximos 40 días, una delicia de Nissan. Fue nuestro guía y consejero en nuestras primeras horas y su visión medio de extranjero, medio de local nos fue de gran ayuda. Japón es un destino único, no es nada que no sepáis, pero por mucho que hayas visto y leído, impresiona. Impresionan sus gentes, sus pequeños coches, su comida, sus váteres, …. así que los 2 primeros días te los pasas flipando con todo, y como no, si te gustó la película de Sofia Coppola Lost in Translation por un par de días te sientes Bill Murray.


Después del primer día por Tokyo empezamos nuestro viaje, ya de noche nos dirigíamos hacia las montañas. Nuestro primer destino, Nozawa Onsen en la prefactura de Niigata. No habían pasado ni 2 horas desde nuestra salida de Tokyo, cuando subiendo por un puertecito de montaña empezó a nevar flojito, fue cruzar un túnel de los largos y al otro lado nos esperaba un gran tormentón de nieve y lo que seria el paisaje del resto del viaje, carreteras blancas con bordillos de nieve de muchos, muchos metros a los lados!!

Pasamos nuestra primera noche en la furgo y por la mañana por fin pudimos ver el mundo blanco japonés con luz de día, no parábamos de repetir….¡Estamos en Japón! Una visitilla a un 7eleven (pequeños supermercados con amplios horarios de apertura que están por todas partes) para proveernos de lo que aún eran extraños pero deliciosos productos y seguimos hacia nuestro primer destino.
Konayuki Otaku - Powder Freak Snowplanet Snowboard
Una de las protagonistas de esta historia, sin duda, fue nuestra Furgoneta, con la cual pudimos hacer esta aventura al mas estilo Cardanchi

Nozawa Onsen es un pueblo encantador, su apellido Onsen le viene de los baños termales que se encuentran repartidos por toda la localidad. Estos baños también pasarían a formar parte imprescindible de nuestra experiencia Japo. Están por todo el país y los usan tanto locales como extranjeros, es todo un ritual al que no nos costó acostumbrarnos, powder por la mañana y agüita calentita natural por las tardes. ¿Quién no se acostumbraría, verdad?

La estación nos recibió con una base de más de 6 metros, el terreno es sobre todo bosque y a diferencia de lo que muchos piensan de Japón, la inclinación es más que aceptable. Entre polvo y baños termales los 6 días en este pueblecito encantador pasaron volando, pero nuestra aventurilla debía seguir, así que después de barajar diversas opciones, pusimos rumbo a Myoko Kogen, un grupo de 5 estaciones que se encuentra a unos 200 Km de Nozawa. Ese recorrido de 200 Km nos llevo todo el día, paraditas en supermercados y tiendas de todo tipo, y es que Japón es una experiencia en todos los aspectos, todo es raro, colorido y musical (aún resuena en mi cabeza la musiquita que ponen en los supers a las 6, cuando bajan todos los precios de la comida preparada a mitad de precio!!)

Llegamos a Myoko por la noche, aparcamos y se puso a nevar finito, la previsión era de 5 cm, así que a dormir. Parece que los Japos no son buenos en mates, ya que esos 5 cm se convirtieron en 40 y estuvimos una hora para desenterrar la furgo gracias a una simpática excavadora que nos construyo un muro detrás, pero como mola desenterrar el coche.
Konayuki Otaku - Powder Freak Snowplanet Snowboard
Hasta a los carteros japoneses les toca palear!

Myoko Kogen la forman 5 estaciones dominadas por el imponente Mount Myoko, tienen unas medias de precipitación de nieve que hacen saltar los empastes; unos 20 metros por temporada! Bosques, más bosques y también zona alpina para los que se aventuren a Splitear o raquetear. Nosotros lo hicimos y subimos el ya nombrado Mt. Myoko. Para los mas saltimbanquis, Myoko Suginohara tiene un park decente y también una pista de esquí nocturno.

Con el corazón roto, una vez más, después de 6 días pusimos rumbo al norte, bordeando la costa. N nos pillo un tifón invernal con vientos de 200 km/h que obligó a las autoridades a cortar la autopista principal que une el norte con el sur de Honshu, así que casi de casualidad, llegamos a trancas y barrancas a una pequeña estación llamada Hachimantai, que nos regaló el gran lujo de andar sin nadie alrededor, y nadie quiere decir NADIE, y todo bajo una intensa nevada.

Debido al tifón cambiamos nuestra ruta un poco y eso nos dio la posibilidad de conocer otras estaciones. La siguiente fue Getho Kogen, un complejo invernal de tamaño medio, un poco más plano que los anteriores, pero muy divertido y con una pista larga iluminada. Lo de andar por la noche es algo a lo que no estamos muy acostumbrados (y menos con polvazo), así que casi esperábamos con ansia a que llegaran las horas nocturnas para, aunque cansados, seguir ripando!
Konayuki Otaku - Powder Freak Snowplanet Snowboard
Nuestro día a día

¡Ala! Se acabó el tormentón y seguimos nuestro rumbo hacia el norte y así es como llegamos a nuestra última parada en la isla del sur, en la prefactura de Aomori; la estación de Hakkoda, bueno más que estación, el funicular que te deja cerca de la cumbre de estas montañas y que es un auténtico paraíso del Freeride.

Tuvimos un día de nieve y otro de mar de nubes que al final se abrió y nos permitió, a la vez que ripar, disfrutar de las vistas del mar de Japón, la ciudad pescadora de Aomori y el estrecho de Tsugaru que separa la isla sur de Hokkaido, la isla norte. A parte del terreno, que todo y un poco plano es muy juguetón, un gran atractivo de estas montañas son los Juhyo o Snow Monsters, árboles totalmente rebozaditos en nieve. Así que después de atiborrarnos a delicias marineras en Aomori, cogimos un ferry in extremis y en 5 horitas ya pisábamos la famosa isla de Hokkaido!
Konayuki Otaku - Powder Freak Snowplanet Snowboard
¡Esto es el desayuno Japonés que nos zampábamos casi cada día! Yummy yummy!

Hokkaido nos dio la bienvenida con sol y buen tiempo, o malo, según se mire….nos fuimos directos a la archiconocida Niseko y aprovechamos el esquivo sol Japones para Splitear y subir el Mount Yotei o Mini Fuji, como algunos lo llaman, un precioso volcán de 1898 metros de altitud que reina toda la zona de Niseko.
Konayuki Otaku - Powder Freak Snowplanet Snowboard
Monte Yotei

Esperando más nieve, decidimos seguir hacia el norte y pusimos rumbo hacia el Daisetsuzan National Park, la zona con las montañas más altas de la isla y en la que hay dos estaciones al estilo de Hakkoda en la vecina Honshu, Kurodake y Asahidake. La primera en recibir nuestra visita fue Kurodake, estación freerider por excelencia y con mucha inclinación. Mucho frío, waist deep powder y un día de sol en el que pudimos Splitear hasta la cima del Mt. Kuro de 1984 metros de altitud. Casualidades de la vida, al llegar a la cima nos pareció oír un idioma familiar y si, minutos antes habían culminado este monte unos chicos catalanes, que pequeño es este, nuestro mundo blanco.

Después de 4 días en este paraíso del Freeride reanudamos nuestra ruta para rodear el parque nacional y llegar a Asahidake bajo una intensa nevada. Por la mañana seguía nevando pero la luz ya indicaba que el cielo se acabaría abriendo y así fue, nos encontramos con acumulaciones de nieve bestiales que casi hacían imposible el bajar. Fue uno de eso días en que buscas con desesperación huellas de esquís o tablas para poder coger velocidad y no quedarte atascado.
Konayuki Otaku - Powder Freak Snowplanet Snowboard
Nuestro paraíso con vistas al mar en Kiroro

Asahidake es la montaña mas alta de Hokkaido, un volcán con fumarolas humeantes de 2291 metros de altura y que solo dispone de una góndola que da acceso a un amplio terreno aunque un poco plano para nuestro gusto. Nos quedamos con las ganas de ascender dicho volcán, pero el viento y el hielo cerca de la cumbre no lo hacían recomendable, así que, como algún sabio dijo una vez, una retirada a tiempo es una victoria.

Parecía que las condiciones estaban mejorando más al sur, así que nos volvimos hacia Sapporo para probar suerte en Teine, una estación muy cerca de la capital de Hokkaido y de la que habíamos oído maravillas. Tras pasar por este pueblo de un millón de habitantes y flipar un poco con los urbanitas Nipones subimos a dormir a dicha estación, no sin antes sufrir los peores 50 Km de nuestras conducción en Japon, con las carreteras heladas modo espejo! Milagrosamente llegamos sanos y salvos y al día siguiente vimos que lo que nos habían contado de Teine era totalmente cierto!!! Es una estación con un terreno increíble, muy buena inclinación, un backside brutal y unas vistas de Sapporo y su bahía inolvidables!


Demasiado juntos, demasiado separados, demasiado altos, demasiado planos… por fin encontramos los paravalanchas perfectos

Nos hubiéramos quedado a vivir en Teine pero después de 3 días el gusanillo aventurero volvió a la carga, así que emprendimos la marcha dirección Kiroro Snow World, otra estación de la que también habíamos oído hablar muy bien. Una paradita en el centro de Sapporo para disfrutar con unos Ramen hechos con mantequilla de Hokkaido y en 2 horitas ya estábamos allí!
Konayuki Otaku - Powder Freak Snowplanet Snowboard
En este Kaitenzushi o trenes de sushi futurista, te dan un ipad para pedir y te llegan los sushis en shinkansen

Como no, el día amaneció nevando. Nos fuimos a explorar la estación que enseguida nos entró por el ojo derecho, variado y divertido terreno y un backside que nos robó el corazón y donde prácticamente pasamos los 6 siguientes días.

Ya habíamos perdido la cuenta de los días que llevamos en Japón, tanto que nos dimos cuenta que nuestro vuelo de regreso era en pocos días, así que, con los dedos cruzados, llamamos a la compañía para cambiarlo, cosa que extrañamente fue bastante barato y sencillo, así que la aventura seguía por 2 semanas más!

Siguiente parada, Niseko, y esta vez con paquetón, tal paquetón que mantuvo la estación abierta bajo mínimos durante 4 días. Muuuuucha nieve y un Night Riding de locos, la única pega, la gente, por primera vez en Japón sentimos un poco ese Stress que tanto odiamos, pero que madrugando y sabiendo donde ir se puede evitar. Niseko es un complejo invernal muy grande con muchas posibilidades, sin olvidar que tienes el Monte Yotei a tiro de piedra, todo un volcán prácticamente para tí solito!

Los últimos 10 días los alternamos entre Niseko y Rusutsu, una estación al otro lado de dicho monte, con mucha menos gente y muchas posibilidades, otra de nuestras favoritas del tour. Lo que más choca de Rusutsu es que en su base hay un enorme parque de atracciones con gigantes montañas rusas y atracciones de todo tipo que permanece cerrado en invierno, una visión bastante fantasmagórica y curiosa….como son estos Japos!

Pues como quien no quiere la cosa entre nieve polvo, baños termales y deliciosos bowls de Ramen y Udon habían pasado 2 meses y tocaba correr!!! Estábamos a más de 1000 Km de Tokyo, teníamos un estrecho que cruzar en Ferry y tan solo 2 días para hacerlo!

No me preguntéis cómo, pero una vez más, ¡lo conseguimos! En cierta manera casi deseábamos perder el vuelo, pero ahí estábamos en el aeropuerto de Narita poniéndonos capas y más capas de ropa para evitar pagar sobrepeso, cosa que, por cierto, nos salió mal, así que toco rascarse el bolsillo para traerse además de memorias y recuerdos inolvidables unos cuantos quilos de mandanguitas y apechusques variados de ese increíble país asiático.

De una cosa estamos muy seguros, ¡volveremos! ¡Arigato Gozaimasu Japón!

Texto Gabriel Mojón
Fotos Laura Donet
Proyecto de Life in White

comments powered by Disqus