Rubén Vergés, un espíritu libre

07 April 16
Autor: Redaccion

INTRO Y ENTREVISTA: ANTONIO KOBAU

EDITOR FOTOGRÁFICO: JESÚS ANDRÉS FERNÁNDEZ

Rubén Vergés, un espíritu libre

Conocí a Rubén e Isaac (su hermano mayor y otro muy buen rider) a través de Regina, su más que activa madre, que por aquel entonces era una de las mejores windsurfers de nuestro país. Fundadora, entre otras cosas, de un importante gimnasio en la Barcelona de finales de los 80 y con vínculos directos relacionados con los deportes de deslizamiento. Regina y su marido siempre estuvieron muy vinculados al mundo del deporte outdoor transmitiendo disciplina y diversión deportiva a sus hijos desde la cuna.

Cuéntanos ¿quién eres, dónde vives, qué material usas?
Soy Rubén Vergés y vivo entre la playa y las montañas, normalmente en Catalunya. Desde muy pequeño solo me calzo tablas de snowboard Santa Cruz en mis pies, mis ojos se protegen en la nieve con gafas Oakley, tengo buenos amigos en Tac Tic SurfShop y desde esta temporada toda mi ropa y equipo técnico es de Oakley.

¿Por qué decidiste hacer snowboard?
Empecé con el snowbaord junto a mi hermano Isaac, cuando él tenia 6 y yo 4 añitos, gracias a que mi madre nos trajo unas tablas minis desde USA, ya que aquí no habían aún. Desde ese momento el snowboard entró en nuestras vidas para siempre.

Crossebone, con estilo Veges, de cierre de sesión en un bosque con la mejor nieve que hemos encontrado en este raro invierno de 2016

Uno de los mejores spots que Rubén encontró en Canadá para darle unos buenos MillerFlips al powder inmortalizado por su compañero de trip Aymeric Tonin.

Una sesión de tarde en un bosque de cara norte, en un invierno en el que la nieve escasea es un gran aliciente para un rider como Rubén, con powder en la recepción y un fs5cork de catada y planchando, ¡no se puede pedir mas!

¿Cómo ha sido esta temporada para ti?
Tengo que decir que aunque la temporada no haya sido muy buena en nieve, para mí ha sido una gran temporada y lo sigue siendo aún. Por fin, después de muchos años viajando por todo el mundo, compitiendo y sacando fotos, he estado ripando por mi casa, con base en la Cerdanya y he estado moviéndome por los Pirineos buscando la buena nieve y disfrutando en los buenos parks como son los de Font Romeu y los de Andorra. Me cuadró también un viajecito el mes pasado a China para hacer unas promociones con la marca de tablas Santa Cruz, muy curioso, China es un mundo a parte.

¿Qué planes tienes para este final de temporada?
Ahora queda lo mejor de la temporada. Acabarla de disfrutar junto a mis amigos, buscando los sitios más escondidos en los valles andorranos con las motos de nieve, haciendo buenos kickers y grandes bbq sin duda

Tanto tú como tu hermano Isaac habéis estado mucho tiempo compitiendo fuera de España a nivel internacional. ¿Qué te llevas de todos esos años?


Han sido muchos años dando vueltas, y con eso, muchísimas experiencias, amigos y aventuras. Toda esta gente es la que nos hizo crecer como riders y como personas llegando a ser lo que somos. El snowboard ha sido mi razón de ser durante muchos años, algo que siempre agradeceré a mi familia.

Recuerdo, por ejemplo, cuando con 13 años conseguí mi primer podio internacional (2do), en Italia y de Snowboard Cross. Allí fue donde empezó todo. También recuerdo las grandes liadas que se hacían en el popcorn, Saas Fee, cuando nos juntábamos toda la escena mundial en un solo pub, pasando por el gran evento de la O’neill Evolution en Davos, el European Open en Laax o las copas del mundo de Quebec, la suerte de poder conocer Nueva Zelanda, Japón, Korea junto a mis amigos y esperar el mejor viaje del año para la spring session en Mammoth, CA, donde luego nos quedábamos por allí surfeando. Un sueño hecho realidad.

Estos años también me han enseñado que un día puedes estar arriba y al siguiente en la miseria deportiva. Por ejemplo, cuando después de ganar las Universiadas en Trentino 2013, perdí la plaza olímpica un mes después para Sochi 2014 cuando ya la tenía casi asegurada.

Después de participar en los juegos Olímpicos de Vancouver 2010, ¿te quedaste a las puertas de Sochi 2014?, ¿cómo pasó eso? ¿Aún sigues con la idea de participar en las siguientes?


Fue uno de los baches más fuertes de mi carrera deportiva, con la plaza casi conseguida y estando dentro de la lista antes de la última prueba puntuable para Sochi 2014, hice la peor competición de mi vida, cayéndome en mis dos rondas en mis trucos básicos, desplazándome unas plazas atrás y dejándome a las puertas de mis segundos JJOO. Después de este día ya no he vuelto a competir, pasando mi snowboard de la competición al free snowboard, en busca de nieve polvo y buenas sesiones de freestyle, sin ganas de volver a esa faceta que ya se cerró.

Rubén Vergés, un espíritu libre Snowboarding Snowplanet Buen BS1 japan mientras caía la luz
en FontRomeu y disfrutábamos de increíbles colores calidos en el horizonte. Siempre mejor mientras disfrutas de ver los trucos de Rubén.

Has estado al lado de riders de renombre ¿Qué puedes contarnos sobre eso? ¿Qué ambiente se respira junto a ellos? ¿Con cuáles has hecho mejores conexiones?

Os podría contar barbaridades de muchos de ellos, ¡cómo ellos las podrían contar de mí! Pero son gente normal, igual que nosotros, que disfrutan de lo que hacen y están pensando todo el día en snowboard. Al estar toda esta gente junta, se crea un ambiente super motivador, todos los riders dando caña a full y sacando trucos y trucos. Es brutal cuando tanta gente está al 100% en el mismo lugar. Siempre me he llevado muy bien con los franceses, un equipo muy unido y potente, y donde poder practicar el francés. Christian Haller y los suizos son muy buena onda. Otro buen amigo es Sven Thorgren, donde coincidimos en muchos viajes y shooting con la marca Protest, Aymeric Tonin compañero de grandes batallas, entre otros muuuuchos buenos conocidos, ¡sin duda!

¿Hay mucho estrés o presión a la hora de medirte con ellos?
Por mi parte no había ningún tipo de estrés en medirme contra los demás, tenía presión puesta por mi parte en planchar mis rondas lo más grandes posibles, y quedarme satisfecho de mis resultados. Y en entrenos, la motivación de sacar trucos nuevos para poder acercarme a las posiciones más altas de la clasificación general en competición.

El pasado invierno te aventuraste en una misión por Canadá, ¡cuéntanos cómo fue!

Había un proyecto perfecto entre manos. Junto a mi compañero de team y amigo Aymeric Tonin, Two Lost Men. Se trataba de pasar dos meses y medio por Canadá, mano a mano, donde escapábamos de la sociedad y nos perdíamos por los inmensos valles de las Rocky Mountains (Las Rocosas), buscando sitios vírgenes y nunca rastreados por riders, haciendo fotos y filmándonos entre nosotros. Para llegar a estos spots, nos compramos una moto de nieve cada uno y empezamos a hacer kilómetros por sitios increíbles, pero no había manera que nevase, al contrario, empezó a llover hasta en los picos más altos, desapareciendo nuestro oro blanco, y creando un riesgo de avalanchas muy alto en todo el oeste canadiense. Después de un mes de desesperación, buscando y buscando, decidimos dar por perdido el proyecto y volver a casa, donde el pronóstico era de paquetón, y así fue, cosas de la vida.

Si hay una pequeña forma en la montaña, Rubén no duda en mirar cómo riparla, en este caso encontró rocas y no vaciló ni un momento para volárselas con un buen Crail.


¡Cuándo la nieve se acumula solo en algunos rincones hay que aprovechar todo lo posible!

¿Recomiendas viajar allí a toda esa gente que sueña con el paraíso de la nieve? ¿o Canadá no deja de ser un lugar en el que puede pasar lo que quizás este año ha pasado en España?

Por supuesto que lo recomiendo a todo el mundo, Canadá es un sitio increíble, con mucha cantidad de nieve polvo, estaciones increíbles y gente muy interesante, a parte de la cantidad de valles y valles donde con una moto de nieve o helicóptero, eres lo mas parecido a Dios en este planeta.

Creo que de Canadá trajiste algún suvenir especial ¿Será clave en este final de temporada?

Como bien dices, el suvenir es muy especial; al no poder vender la moto de nieve a un precio digno, ya que al ser mal año nadie quería comprarla, la metí en un contenedor y al cabo de dos meses llegó a Barcelona. Un buen juguete para llegar a sitios mágicos en un momento, donde ya está dando gas por Andorra y seguirá así hasta que no quede ni rastro de nieve ¡yeah!

Has viajado mucho, ¿qué te queda por conocer en cuanto a nieve se refiere? ¿Para cuándo un viaje juntos?

Pues sí, he estado por casi todo el mundo nevado, pero me falta acabar de conocer bien Sud América, un gran paraíso del powder y donde solo pasé 10 días, tengo una espina clavada con “Japow”, y me muero de ganas de ir a Alaska, y si quieres nos vamos ¡yaaaaaa!


Primera escapada de Noviembre y primeros retratos a pesar del frio por culpa del viento.

Saliendo de una nube de powder en tierras francesas, ¡uno de esos días en los que no hay pretensiones pero vuelves a casa muy satisfecho de lo que la montaña y el riding sin presiones te aporta!

¿Qué proyectos tienes en mente para el futuro relacionados con el snowboard?

Junto a mi hermano Isaac (más involucrado él que yo), hemos hecho el “Indy’s Club”, un club de Snowboard, donde se disfruta y se aprende frees- tyle a todos los niveles, centrado y con base en la Cerdanya.

Sé que ha habido algunos cambios en cuanto a tus sponsors, ¿Qué nos puedes contar?

Como bien dices han habido cambios. Estuve más de 8 años con Protest Boardwear, 4 de ellos en el equipo internacional y siempre me trataron muy bien. Después de estos buenos tiempos, ahora vendrán mejores junto a Oakley, que aparte de patrocinarme con gafas, ahora me visten también y me cuidan para que vaya siempre bien guapo y elegante.

¿Qué te aportaron los antiguos sponsors y qué esperas de los nuevos?

Las marcas que me apoyan y me apoyaron, en primer lugar cuidan que no me falte de nada en tema material, y a parte de esto, también trabajamos juntos promocionando la marca y buscando los limites del material para seguir mejorando el producto, todas han sido buenas experiencias.

Háblanos de tu relación con Santa Cruz ya que es tu sponsor más antiguo y con quien tienes una relación muy estrecha fuera y dentro de España. ¿Creciste con ellos?

Santa Cruz fue mi primer sponsor, cuando tenía tan solo 13 años. Junto a mi hermano, los dos en el equipo, tuvimos la oportunidad de empezar a viajar con el equipo internacional, donde nos llevaron por todos los Alpes durante varios años. En ese momento Santa Cruz tenía el team más potente del mundo de Half Pipe, junto al suizo Gian Simmen (primer oro olímpico en Half Pipe) y muchos más. En ese momento fue cuando nos empezamos a centrar en esta disciplina muy en serio. Toda esta etapa y aún hoy, apoyada por Mathias Bother, distribuidor Nacional de Santa Cruz y un segundo padre para mí, ya que siempre me ayuda en todo lo posible desde el inicio de mi carrera.

Tras unos primeros tiros probando la rampa con unos buenos Crossebones Ruben comenzó a rotar de BS3 tail con amplitud y mucho control, parece que sea muy sencillo rotar así en un salto grande.

¿Cómo valorarías la progresión del snowboard en España durante los años en los que llevas activo en este deporte como profesional? Entiendo que ahora los chavales tienen más medios que antes y tienen una mejor base en la enseñanza, ¿qué opinas tú?
El snowboard no ha hecho más que evolucionar, desde el propio material, hasta los snowparks. Antes saltábamos en kickers que hoy en día estarían cerrados por peligrosos y mal construidos, recuerdo unos cuantos de pequeño. Esta evolución ha hecho llegar el snowboard al nivel que está, donde nunca hubiésemos imaginado ver lo que llegan a hacer algunos riders en el aire.
El nivel aquí en la península es más bueno de lo que parece, teniendo en cuenta que hay una pequeña cantera si comparamos con otros países de mayor cultura alpina, pero como digo, el nivel está muy bien y la motivación es grande. Esto llevará a conseguir cosas increíbles en los próximos años viendo ya a las nuevas generaciones.

Por último, es tu turno, tu momento de agradecer y de reivindicar lo que quieras. 
En primer lugar, agradecer a toda esa gente que ha estado a mi lado, familia, sponsors, federación, amigos, enemigos y rivales en el medio tubo, hay tanta gente en mis recuerdos que no acabaría nunca. Gracias Snowplanet por estar ahí como muy pocos o nadie ya. Invito a todos a que sigan disfrutando de la montaña que como sabemos siempre da buenas sorpresas con conciencia y previsión.

comments powered by Disqus